VICEDECANO DE LA FACULTAD DE DERECHO DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA DICTÓ CONFERENCIA EN USIL

La charla estuvo a cargo del Vicedecano de la Facultad de Derecho de la UNAV y miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad, Dr. Rafael García Pérez, quien además, cuenta con una especialización en Historia y con numerosas investigaciones en reconocidas universidades del mundo. 

En el marco de la firma del nuevo convenio entre la Universidad de Navarra (UNAV) y la Facultad de Derecho de la USIL, se realizó la conferencia magistral “Islam y Occidente, encuentros y desencuentros”, el pasado 10 de julio en el Campus Arq. Fernando Belaunde Terry.

Según el catedrático español, para entender el dilema entre el Islam y Occidente hay que conocer la narrativa de los dos pueblos y saber que existe un conflicto entre ambas culturas desde las raíces de sus historias. La narrativa de un pueblo es una interpretación del pasado basado en historias e imágenes, es una creación cultural y habitualmente sirve para darle una identidad a un grupo, una civilización y un país. Por lo tanto, tiene elementos de ficción y de propaganda política.

Por un lado, en la narrativa del Islam, se presenta una historia en conflicto, debido a la gran variedad de etnias y lenguas que se hablan en el mundo musulmán. Sin embargo, se narran los valores de todo el pueblo y de su religión, destacándose a sí mismos en solidaridad, religiosidad, ética y por dignificar a la mujer. Para ellos, la influencia de Occidente en su tierra los afecta pues lo consideran una sociedad consumista, individualista, pagana, secularista y que denigra a la mujer.

En la narrativa de Occidente, específicamente EE. UU., se presenta un pueblo que respeta la libertad religiosa, la libertad del individuo, la razón y la democracia; y ven en el mundo islámico un pueblo violento y fundamentalista, que recorta las libertades y oprime a la mujer. La confrontación de valores es muy fuerte lo que los ha obligado a coincidir en que ninguno puede coexistir pacíficamente con el otro.

“Para los islámicos, la moral, la política y la religión están unidas y se basan en las aleyas o leyes del Corán, las cuales son interpretadas libremente y que son denominadas como la Sharía, o leyes para un camino de vida virtuoso. Dependiendo del grupo religioso y del país, estas pueden ser drásticas, como la lapidación de la mujer infiel, o ser severas como los latigazos en público”, comentó el especialista.

Para el Dr. Rafael García, pese al acercamiento que hubo en 1990 por un sector del Islam, que firmó la Declaración de Derechos Humanos del Islam y que se cumple de acuerdo a las leyes de cada país musulmán, la única forma de superar estas diferencias es a través de la información, la lectura acerca de este tema y el diálogo.

Novedades